Saltar al contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de compra según tus preferencias, mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información pulsando en

¿Qué es el almizcle? Usos en perfumería

Muchos somos los que nos encanta oler bien, nos apasiona el mundo de los perfumes. Pues bien, dentro de este mundo tiene especial relevancia el almizcle, una sustancia obtenida de una glándula del denominado ciervo almizclero. 

Este ciervo forma parte de una especie que habita en bosques fríos de Europa y Asia. Con el transcurso del tiempo, determinados aromas encontrados en otros animales y plantas fueron llamándose del mismo modo. 

Este componente ha tenido un gran éxito dentro de la elaboración de perfumes, sobre todo en las civilizaciones antiguas, aunque también es muy usado en la actualidad. Gracias a su contenido, proporciona un intenso aroma y ayuda a fijar el de otras fragancias a través de su mezcla. 

Gracias al almizcle, podemos disfrutar de perfumes con una gran duración de su aroma. A continuación te contamos más sobre este compuesto. 

¿Qué es el almizcle y para qué sirve?

Durante toda la historia, este componente no solo se ha usado para la elaboración de perfumes, sino que forma parte de numerosos champús, jabones, inciensos, cremas de manos e incluso se ha añadido a numerosos productos médicos. Es una materia prima muy servible para infinidad de ocasiones, debido a su gran aroma agradable. 

Su uso también está inmerso en la elaboración de detergentes, productos de limpieza, cebos de pesca, fabricación de explosivos, ambientadores, suavizantes, etc. 

El almizcle de ciervo se obtenía a través de la glándula completa del buey almizclero, pero tenía que ser llevado a cabo una vez que el animal estuviera muerto. Esta glándula se localiza en las proximidades del aparato reproductor del macho, la cual se dejaba secar al sol y se machacaba hasta obtener un polvo fino. 

Durante siglos se ha considerado que el de mejor calidad era el originario del Tíbet, que era importado de China, y denominado como Tong-king. En segundo lugar, estaba situado el de Nepal, y en el tercer puesto el de Siberia, que era elaborado por los rusos en Asia Central.

El coste del producto variaba según el origen, por lo que producía un gran impacto en los precios de los propios perfumes que se producían. 

Usos en perfumería

Desde sus principios, se ha utilizado por diversas culturas de Oriente con el fin de perfumar lugares sagrados donde rezar y meditar. Ya en el siglo IV cogió fama de símbolo anticatólico, siendo un producto que solo usaban las mujeres paganas. 

Siempre ha tenido connotaciones negativas, ya que su origen es animal, que incluso está en peligro de extinción. Se tiene constancia de documentos donde lo califican como una materia pútrida, incluso que a los que poseían estos perfumes se les consideraba como desaseados. 

En aquellos tiempos se pensaba que, como ocurre con otros componentes como la vainilla y el sándalo, poseía propiedades revitalizantes sexuales en mujeres. 

Tal y como hemos comentado, al utilizar un animal en peligro de extinción, también se puede extraer de ratas o patos, que tienen sustancias muy parecidas. Al mismo tiempo, suele usarse un sustituto muy parecido, el cual se encuentra en plantas, como por ejemplo, la hierba del Espíritu Santo o la Angélica. 

Al ser un producto muy caro, se está dejando de utilizar como fijador en los perfumes, dando paso a la aparición de una versión sintética, la cual denominamos como almizcle blanco. El natural se ha usado en perfumería desde los principios de los tiempos hasta el siglo XIX, aunque tal y como hemos citado en el párrafo anterior, a partir del siglo XX empezaron a aparecer versiones sintéticas. 

En definitiva, el almizcle es un componente extraído de un animal que posee un gran aroma que aporta a los perfumes gran duración e intensidad. 

5 (100%) 2 vote




Descuento de 3€ suscribiendote a la newsletter Válido solo para nuevos suscriptores