Saltar al contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de compra según tus preferencias, mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información pulsando en

¿Qué es la maderoterapia? ¿Funciona realmente? te lo explicamos

La maderoterapia es una técnica manual de masaje que utiliza diversas herramientas de madera. Es un protocolo que causa furor en redes sociales y entre las famosas.

Eva González, Paula Echevarría o Cristina Pedroche son algunas de las celebrities que recurren a este tratamiento para ponerse en forma de cara al verano.

Pero la maderoterapia no solo se aplica en el cuerpo, también sirve para tonificar el rostro.

Te desvelamos todos los secretos de esta técnica milenaria con muchos años de historia.

¿Qué es la maderoterapia?

La maderoterapia es una técnica de masaje en la que se emplean diferentes utensilios de madera.  El objetivo es aliviar los dolores musculares, tonificar los músculos y combatir la celulitis. 

Las herramientas empleadas para aplicar estos masajes son diversas: rodillo liso, rodillo estriado, tabla moldeadora, copa sueca, seta… Cada uno tiene un objetivo.

Además, la persona que aplica el tratamiento realiza diferentes movimientos con estas herramientas (rectos, en zigzag, etc.), con una o con varias de ellas,  ejerciendo cierta presión en las diferentes zonas del cuerpo. 

Es una técnica que se personaliza para adaptarse a las necesidades de cada paciente. Además de los beneficios físicos, aporta una gran sensación de bienestar.

Aunque se ha puesto de moda en los últimos meses, la maderoterapia comenzó a desarrollarse en oriente hace miles de años. Sin embargo, es en Colombia donde evoluciona y donde nace tal y como la conocemos actualmente. Desde allí se ha ido extendiendo por diferentes países, y en España está causando auténtica sensación.

¿Para qué sirve la maderoterapia corporal?

En el cuerpo, la maderoterapia se aplica, generalmente, en las piernas, los glúteos, el abdomen y los brazos.

 El objetivo de la maderoterapia es lograr un efecto reductor, anticelulítico, tonificante, reafirmante y drenante, para conseguir un cuerpo más armonioso. 

¿Qué beneficios tiene la maderoterapia corporal?

 La maderoterapia mejora la circulación sanguínea, gracias a los masajes estimulantes.  Es perfecta para piernas cansadas y con problemas de mala circulación.

También favorece el drenaje linfático, al movilizar la linfa, combatiendo la retención de líquidos. Este problema puede causar hinchazón e incluso celulitis.

La maderoterapia combate, así mismo, la celulitis y la grasa localizada en abdomen, glúteos, piernas…

Además, reafirma y tonifica la piel, haciendo frente a la flacidez corporal y ayudando a modelar el cuerpo.

Finalmente, el masaje con los instrumentos de madera regula el sistema nervioso, alivia dolores musculares y articulares y disminuye el estrés.

Así que, además de tener beneficios reafirmantes y reductores, la maderoterapia también se considera un tratamiento bueno para la salud.

¿Y la maderoterapia facial?

Aunque la más conocida es la maderoterapia corporal, esta técnica ancestral se puede aplicar en el rostro.

La maderoterapia facial ayuda a definir los pómulos y el contorno del rostro. También  tonifica la musculatura facial, reduce las líneas de expresión y las arrugas.  Además, ayuda a prevenir la flacidez, mejora la circulación cutánea, oxigenando la piel y drenando las toxinas…

El resultado de la maderoterapia facial es una piel de mejor calidad y textura, más firme y radiante.

La maderoterapia consigue estimular los fibroblastos, aumentando la producción de colágeno y elastina, esenciales para la juventud del rostro.

Además, también es una técnica relajante que ayuda a liberar tensiones.

¿Qué resultados se consiguen con la maderoterapia?

La maderoterapia consigue unos buenos resultados, siempre que seas constante. En general,  los expertos recomiendan realizar unas 10 sesiones seguidas para ver resultados. 

Se pautarán una o dos veces a la semana e incluso hasta tres, según las necesidades de cada paciente. Algunos ven resultados desde la primera sesión, aunque los especialistas aconsejan un mínimo de 6-10 para que se noten los cambios en el cuerpo.

Además, es importante combinar esta técnica con un estilo de vida saludable. Realiza deporte a diario, sigue una dieta equilibrada y variada, usa cremas específicas para zonas rebeldes como los glúteos, el abdomen…

¿Para quién está indicada la maderoterapia?

Al ser una técnica manual no entraña riesgo. Salvo que padezcas alguna patología concreta, en cuyo caso es mejor consultar con tu médico, la maderoterapia está indicada para todas las personas.

Si te preocupa la falta de firmeza de los brazos, las piernas o el abdomen, o la flacidez facial y quieres probar una técnica no invasiva, la maderoterapia es una excelente opción. Frente a otras técnicas invasivas, la maderoterapia es un masaje manual sin riesgos.

Además,  la maderoterapia puede aliviar también contracturas musculares y tensiones. 

¿Cómo son las sesiones de maderoterapia?

En el caso del cuerpo, las terapeutas utilizan aceites esenciales con efecto reductor para facilitar el masaje con los instrumentos de madera.

Los masajes, además, favorecen la relajación, y aumentan los beneficios de la propia técnica de la maderoterapia.

En el rostro, se aplican sérums adaptados a cada tipo de piel, para facilitar el masaje con los instrumentos de madera.

Terminarás la sesión súper relajada.

4 (80%) 2 vote




Descuento de 3€ suscribiendote a la newsletter Válido solo para nuevos suscriptores