¿Cómo me beneficia el consumo de astaxantina?

La Astaxantina es un pigmento carotenoide de origen natural que, en la actualidad, es muy utilizado en nutrición, pues sus poderosas características antioxidantes hacen que sea muy recomendado por médicos y nutricionistas. Es una sustancia que ayuda a prevenir diversas disfunciones orgánicas que, de no corregirse, se pueden convertir en graves patologías.

¿Dónde se encuentra la astaxantina?

¿Dónde se encuentra la astaxantina?

Como hemos señalado, la astaxantina es un pigmento carotenoide que encontramos en diversos organismos vivos, ya sean de origen vegetal o animal.

Este pigmento es el encargado de proporcionar su color característico a los arándanos, a algunas algas y a pescados como el salmón o la trucha roja. También lo encontramos presente en los camarones.

Para explicar qué es la astaxantina y para que sirve podemos decir que es un pigmento liposoluble, que se fija a la pared celular y, desde esa posición, protege al organismo del llamado estrés oxidativo, o sea, el envejecimiento celular. Al mismo tiempo, es capaz de captar y neutralizar el efecto que causan los radicales libres en el organismo humano.

¿Para qué se usa la astaxantina?

 Se ha demostrado que este carotenoide tiene efectos antioxidantes más potentes que los que se han hallado hasta el momento en las vitaminas C y E.  Por ello, su consumo es muy recomendado para retrasar el envejecimiento celular de las neuronas, tanto del cerebro como las involucradas en la visión.

También se han demostrado las propiedades energizantes y antiinflamatorias de este pigmento, lo que contribuye al buen estado físico del individuo, pues le faculta a realizar más ejercicio y sus articulaciones le duelen menos.

Podemos añadir que tiene la astaxantina propiedades antitumorales, antioxidantes, antidiabéticas y estimulantes del buen funcionamiento del sistema inmunitario. Es un gran aliado en el buen funcionamiento del sistema cardiovascular, pues no solamente ayuda a combatir los depósitos de colesterol de baja densidad o malos y sus nocivas consecuencias, sino que favorece la concentración de colesterol de alta densidad o bueno, que neutraliza la fijación de placas de colesterol en los vasos sanguíneos, aumenta los niveles de elastina en sangre, la elasticidad de los vasos y el grosor de las paredes arteriales.

¿Puede beneficiarse la piel del consumo de astaxantina?

¿Puede beneficiarse la piel del consumo de astaxantina?
 La astaxantina también ayuda a la salud de la piel, pues gracias a su alto potencial antioxidante, o sea, a su potencial de antienvejecimiento celular, y al ser precursor de la elasticidad de las paredes celulares suaviza las arrugas y reduce los signos de envejecimiento en la epidermis.  Este carotenoide también se ha mostrado efectivo en la reducción de las manchas causadas por la edad en la piel de brazos, manos, cuello y cutis.

También se ha observado que tiene propiedades que protegen la piel de los rayos UV, aunque sin llegar a niveles que sugieran que puede sustituir las cremas de protección solar.

Su efecto antienvejecimiento, que ya hemos señalado anteriormente, proporciona a la piel humana niveles de humedad óptimos, que le dan un aspecto juvenil y terso.

Gracias a todos los beneficios que reporta su consumo, y a que se puede obtener sintéticamente, cada vez son más las empresas de cosmética que utilizan este pigmento, para sus cremas antienvejecimiento y tratamientos humectantes.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no podemos abusar de su consumo, pues este ocasiona que nuestra piel adquiera tonalidades anaranjadas o amarillentas, las cuales remiten al detener su consumo.

Los beneficios de incorporar la astaxantina a nuestra dieta son múltiples y nos ayudan a prevenir y evitar múltiples patologías, como el envejecimiento de todas las células de nuestro organismo, mostrándose particularmente efectiva en el rejuvenecimiento de neuronas, epitelios y células del sistema cardiovascular.

4.3/5 - (3 votos)
Total
13
Shares