Aceite de neem: Propiedades, usos y beneficios en la cosmética

¿Sabías que el aceite de Neem se utiliza para embellecer la piel desde la antigüedad? Y ahora, gracias a que huimos cada vez más de las soluciones químicas y queremos volver a los remedios de belleza sencillos y naturales, redescubrimos este saludable remedio.

¿Qué es el aceite de Neem?

Este extracto se obtiene de las semillas del árbol de Neem, aunque puede extraerse también de sus hojas, raíces, flores o frutos. El Neem es una planta tropical cultivada en la India, y su aceite es tradicionalmente usado en la medicina ayurvédica.

Hoy en día es posible encontrar este árbol en todo el mundo, cuyo aceite tiene aplicaciones tanto en la medicina natural como en la cosmética, y hasta en la agricultura.

¿El aceite de Neem para que sirve?

Su composición rica en limonoides y polisacáridos, junto a los ácidos grasos omega-3, 6 y 9 que contiene, hace que este extracto sea adecuado en distintos ámbitos.

En medicina

En medicina

Mejorar la circulación sanguínea y ayuda a regular la presión arterial. Además, se emplea para aliviar úlceras estomacales y para eliminar parásitos del tracto digestivo.

Aunque no se recomienda su uso vía oral en todos los casos, es posible que lo encuentres en infusiones, pues así se ingieren solo cantidades pequeñas. De esta manera estimula el metabolismo, por lo que puede ayudar en caso de querer perder peso.  Se recomienda tomar tres infusiones al día, con las comidas principales. 

También destaca su uso externo. Es muy útil como repelente de insectos, combatiendo incluso plagas como la mosca blanca, la cochinilla, los pulgones y la araña roja. También se emplea para tratar las picaduras de mosquitos.

El aceite de Neem es especialmente eficaz para combatir los hongos, por lo que se emplea contra las infecciones de candida albicans y el pie de atleta. Además, también resulta útil contra la psoriasis y para evitar el picor de la piel en general.

También, aplicado tópicamente, es un magnífico cicatrizante por partida doble: es desinfectante y, al mismo tiempo, refuerza el sistema inmunitario.

Cosmética

Cosmética

Además de ser fungicida es parasiticida, antiséptico (desinfecta de bacterias y virus) y antihistamínico (contra las alergias). Esto hace que, mezclado con otros aceites, especialmente los aromáticos, sea idóneo para incluir en productos de higiene como jabones, champús, dentífricos o cremas.

Junto con otros compuestos, como el aceite de coco, se puede utilizar como desmaquillante.

También combate el acné y el herpes labial gracias a sus propiedades bactericidas y viricidas. A esto se une su poder antiinflamatorio, que disminuye la apariencia de estas afecciones mientras se tratan.

Es un excelente estructurador de la piel, mejora su elasticidad y mejora la síntesis de colágeno.  Su aplicación proporciona una hidratación instantánea de la piel.  Repara las grietas gracias a sus propiedades nutritivas y también mejora el enrojecimiento de la piel después de tomar el sol, reduciendo las zonas decoloradas de la dermis. Todo esto hace que sea un excelente remedio para hidratar las manos.

En cuanto al cabello, lo embellece, lo fortalece, combate la caspa, equilibra el cuero cabelludo y sirve como remedio contra los piojos. También reduce el encrespamiento empleándolo en una mascarilla capilar.

Finalmente, resulta muy útil llevarlo en excursiones como repelente de insectos natural, de manera que evita las garrapatas, mosquitos, etc.

El aceite de Neem y sus propiedades

¿En qué se basan todos estos beneficios? Aparte de sus ácidos grasos, son las siguientes sustancias y propiedades vegetales las que le otorgan su acción:

  1. Azadiractina: es un repelente natural de los insectos.
  2. Nimbiol: combate los síntomas de la tuberculosis y a los protozoos.
  3. Nimbidina: hace que tenga sus características propiedades antibacterianas y analgésicas; y que, internamente, sirva para tratar las arritmias y úlceras.
  4. Nimbina: antiinflamatorio y contra los hongos, especialmente candida albicans.
  5. Quercetina: antiinflamatorio, antioxidante y antibacteriano.
  6. Ácidos grasos: lo convierten en emoliente (ayuda a mezclas sustancias acuosas y aceitosas) y nutritivo para tu piel.

Contraindicaciones del aceite de Neem

Como todos los remedios naturales, hay veces en que no se debería emplear este remedio natural.

En primer lugar, no se debe consumir oralmente excepto si lo recomienda un profesional de la salud.

También se debe evitar el contacto del aceite con los ojos. Puede causar irritación en los mismos.

No debes usarlo si estás embarazada ni durante la lactancia por su efecto emenagogo (puede producir sangrados) y abortivo. Tampoco se conocen sus efectos durante la lactancia, así que tampoco debería utilizarse en dicho período.

Puede provocar hipersensibilidad en la piel, así que aplícalo en pequeñas cantidades. Además, tampoco lo uses durante tiempos muy prolongados. Si lo quieres utilizar habitualmente, haz algunas pausas y descansos. No sigas empleándolo en caso de síntomas de alergia en la piel.

Como ves, el aceite de Neem tiene muchas propiedades y su acción dependerá de cómo lo emplees. En el mercado ya puedes encontrarlo formando parte de numerosos cosméticos, como crema hidratante o champú.

Más artículos sobre aceites

↓   ↓   ↓   ↓   ↓

5/5 - (3 votos)
Total
1
Shares