Saltar al contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de compra según tus preferencias, mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información pulsando en

Piedra pómez ¿Cómo usarla correctamente?

La piedra pómez se ha formado por la lava en contacto con el aire. Por eso, su origen es volcánico.

Por ese motivo, cuenta con una baja densidad, es muy porosa y tiene un color grisáceo o blanco. Debido a las cavidades que tiene, puede flotar en el agua. Además, su peso es muy ligero, por lo que te la puedes llevar contigo a todas partes.

Su mayor efecto es la abrasividad, por lo que se la utiliza para exfoliar la piel pero también para otros usos como tratamiento de muebles, de jeans, limpiacristales…

Sin duda, el uso que más se le da es el dermoestético. Es la herramienta más eficaz para eliminar la piel muerta, callos, durezas… Con el fin de lograr un aspecto más liso y suave.

Ventajas de la piedra pómez para pies

A nivel estético, es un producto que presenta muchos beneficios para la piel:

  1. Exfolia. Esta es, sin duda, la primera propiedad que tiene. Exfolia los pies y es el  único elemento que de verdad elimina los callos y durezas.  Si buscas unos pies suaves y cuidados, no puede faltarte este producto.
  2. Elimina el vello corporal de manera natural. Para esto es recomendable que tengas la piel húmeda y enjabonada. Y, pasando la piedra con movimientos suaves, obtendrás un efecto de depilación.
  3. Suaviza las asperezas: callosidades, escamas, piel muerta… Todo este tipo de imperfecciones las elimina sin dañar la piel.

Ahora que sabes que es la piedra pómez y para qué la necesitas, te contamos como debes usarla para obtener el mejor rendimiento.

¿Cómo usar la piedra pómez?

La piedra pómez para pies es fácil de utilizar. Para hacerlo de la mejor manera, aquí te damos los pasos y consejos necesarios que debes conocer.

Antes de nada, ten en cuenta que esta herramienta no hay que compartirla. Tu piedra pómez debe ser solamente tuya, aunque la limpies muy bien.

Así, la piedra pómez usos son los siguientes:

  1. Para empezar, limpia los pies profundamente. Antes de usar esta herramienta, hay que lavar la parte del cuerpo en la que vamos a emplear la piedra para exfoliar. Si se trata de los pies, para ablandar las durezas será recomendable sumergirlos en agua tibia-caliente mezclada con jabón de pH neutro. Y esto hasta que la piel esté blandita.
  2. Puedes utilizarla en otras zonas de tu cuerpo, pero la piel es más fina y puedes irritarla. Así que, si pasas esta herramienta por tu superficie cutánea, no lo hagas tan fuertemente como en los talones de los pies. Esta zona es hasta 50 veces más gruesa y dura que las mejillas de la cara.
  3. Humedece la piedra para que se pueda deslizar bien por tu piel y que no quede atascada, debes mojar la piedra pómez. Sumérgela en agua caliente unos minutos.
  4. Frota suavemente la piel. Pasa la piedra en las zonas a exfoliar con  movimientos suaves y circulares, y sin presionar.  Irás viendo que la piel dura se va cayendo y reaparece una piel nueva. En los pies, las zonas en donde debes insistir son los talones, el dedo gordo y aquellas zonas en donde se acumula la piel seca.
  5. Enjuaga la zona y, si lo necesitas, repite el proceso anterior hasta acabar con las durezas.
  6. Puedes utilizar esta herramienta hasta tres veces por semana. Siempre de manera superficial.
  7. La piedra sufrirá un desgaste cada vez que la uses. Por eso,  en cada uso dale la vuelta y aprovecha ambos lados.  Lava la superficie cuando finalices el proceso de exfoliación para que siga siendo efectiva.
  8. Cuando acabes de exfoliar las durezas, seca la zona. Después es útil que apliques una crema hidratante o un aceite. Así, la piel se mantendrá hidratada y las durezas tardarán en aparecer. Te recomendamos el aceite de coco o cremas nutritivas.
  9. Una vez que termines de exfoliar la zona que necesitas, limpia la piedra en profundidad con agua y un desinfectante. De este modo, evitamos que las bacterias se reproduzcan. Esto es debido a que se queda húmeda un tiempo y, junto con las durezas eliminadas de la piel que contienen células vivas, lo hace un lugar óptimo para que sobrevivan microorganismos.
  10. También es positivo si la hierves unos 5 minutos para matar cualquier bacteria. Sécala y guárdala en un lugar alejado de la humedad.

Un complemento para tus pies

La piedra pómez solo es un complemento en el cuidado de tus pies. Quita la piel muerta que se deposita en ellos. Si tienes muchas durezas, debes visitar un podólogo.

Muchas de las callosidades aparecen por un problema en la pisada o también otros problemas de salud. Por eso, si observas que sufres de durezas habitualmente, no dudes en consultar con un especialista. Además, debes combinar este tratamiento junto con cremas hidratantes.

Es muy importante mantener la piel hidratada y nutrida para prolongar el uso de la piedra.

5 (100%) 1 vote




Descuento de 3€ suscribiendote a la newsletter Válido solo para nuevos suscriptores