Saltar al contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de compra según tus preferencias, mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información pulsando en

¿En qué se diferencian el perfume y la colonia?

La atracción forma parte de nuestro día a día, y sobre todo el sentirse bien con uno mismo. Dentro de esto, debemos señalar que existen diferentes maneras de sentirse atractivo, como por ejemplo, oler bien, algo que al mismo tiempo forma parte imprescindible de nuestra higiene. Y para oler correctamente, lo ideal es que usemos colonia o perfume

Existen muchas variedades de colonias y perfumes, distintos formatos, olores muy dispersos, etc. Cada uno de ellos es diferente, y en este post, queremos hablarte de las diferencias existentes entre la colonia y el perfume, en concreto. 

Seguramente no seamos los primeros en debatir sobre estos términos, ya que son motivos de confusión en innumerables ocasiones. No debemos pensar lo típico de que el perfume es para mujer y la colonia para hombre, porque no es así. Tanto uno como el otro puede ser usado por ambos sexos, su principal diferencia es que se producen de manera diferente. 

Diferencia entre perfume y colonia

Su distinción principal es la que a menudo basamos nuestra decisión de escoger uno u otro: su porcentaje de alcohol. Este porcentaje es la clave que proporciona el olor y la duración de cada uno. 

El aceite esencial es lo que nos avisa de la duración y la cantidad que debemos echarnos. Cuanto más aceite posea, menos debemos echarnos y más durará su olor. Esto hace que los precios incrementen conforme a ello. 

¿Qué es una colonia?

La colonia debe su origen a la ciudad alemana de Colonia, ya que fue ahí donde se creó. En concreto, este líquido es una fragancia o tipo de perfume. Por lo general, se vende en un formato más ligero en comparación con el perfume, con un contenido entre el 6 y el 8% de esencia. 

Es ideal para usar en épocas de calor, ya que tienen aromas ligeros, por lo que podemos echarnos una gran cantidad sin miedo a ir demasiado recargado. En cambio, su duración no será tan extensa, por lo tanto, tendremos que repetir su aplicación a lo largo del transcurso del día. 

¿Qué es un perfume?

El origen de este se remonta a épocas muy antiguas, en concreto al siglo XVI en Francia. En ese momento, los cruzados regresaron desde el Medio Oriente con el logro de conocer el secreto de cómo hacer fragancias en Europa. 

En el caso del perfume, podemos hablar ya de una concentración más alta de esencia, en torno al 20 y el 30%. La duración de esta fragancia puede durar hasta más de ocho horas. Por este motivo, al llevar tanta concentración de esencia, lo idóneo es que dosifiquemos su aplicación, es decir, nos echemos pocas cantidades y en sitios estratégicos. Lo mejor es que lo uses en los meses de invierno y en ocasiones especiales. 

En definitiva, la principal diferencia entre una colonia y un perfume radica en el nivel de concentración de aceite esencial que contiene cada uno, y por consecuencia, en su duración sobre la piel. Por lo tanto, lo que debes hacer principalmente es usar una para el verano y otra para el invierno, incluso escogerlas según el tipo de acontecimiento al que acudas. Mientras que la colonia es la ideal para el verano, el perfume lo es para el invierno. 

Una vez que conoces las diferencias existentes entre ambas fragancias, ya puedes escoger las que más te gusten en cualquier perfumería profesional. Dependiendo del sexo o del tipo de ocasión, existirán de un tipo o de otro. Pero siempre habrá una acorde a cada momento. 

Es fundamental elegir una perfumería de calidad, donde tanto colonias como perfumes sean fiables y cuenten con todas las garantías necesarias. 

5 (100%) 8 vote




Descuento de 3€ suscribiendote a la newsletter Válido solo para nuevos suscriptores