Saltar al contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de compra según tus preferencias, mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información pulsando en

Manchas de sol en la cara: Tipos y consejos para prevenirlas

El sol nos da alegría y mucha energía, pero también es responsable de que puedan aparecer en la piel manchas.

Las hiperpigmentaciones son antiestéticas y provocan un tono desigual que no gusta a nadie.

Las manchas de sol suelen aparecer, sobre todo, en la cara, pero también pueden ser visibles en el escote, las manos y otras zonas.

Aunque es habitual que aparezcan en personas mayores (las manchas son uno de los síntomas del fotoenvejecimiento), también las padecen mujeres jóvenes.

En general, las manchas de sol son de color marrón o blanco. Estas últimas son más habituales en los niños.

Te contamos cómo quitar las manchas de sol en la cara, y cómo prevenirlas.

¿Por qué se producen las manchas de sol?

Las manchas de sol en la piel se producen por una exposición al sol sin protección adecuada.  Se trata de una producción excesiva de melanina que se acumula en ciertas zonas del rostro, formando hiperpigmentaciones. 

Además, hay otros factores que pueden provocar las manchas de sol, como los cambios hormonales. El embarazo, la menopausia o la toma de anticonceptivos está detrás de un tipo de mancha conocida como melasma o paño y que suele aparecer encima del labio (en la zona del bigote).

Los factores genéticos también son clave: las pieles más claras, con pecas y lunares, son más propensas a desarrollar manchas.

La toma de ciertos medicamentos también puede influir en la aparición de las manchas.

Finalmente, tener acné también es determinante, porque estas lesiones inflamatorias pueden convertirse en manchas, si no se protegen adecuadamente del sol.

Tipos de manchas de sol en la cara

Las manchas más habituales son los lentigos solares, el melasma, las lesiones post-inflamatorias y las manchas blancas.

Lentigos solares

Los lentigos solares son las manchas de sol más habituales en la cara.  Se producen por una exposición prolongada al sol, sin la protección solar adecuada.  Son de color marrón homogéneo, y aparecen en cualquier zona de la cara, en las manos, y en el escote.

Melasma

El melasma es una mancha de color café con leche,  con origen hormonal,  que suele aparecer en las mejillas o en el labio superior. Es habitual en mujeres durante el embarazo o por la toma de anticonceptivos.

Manchas post-inflamatorias

Procesos inflamatorios como el acné, una quemadura o una herida pueden provocar también la aparición de manchas. Para prevenirlas es esencial, proteger muy bien la piel del sol siempre que haya alguna de estas lesiones.

Manchas blancas

Algunos niños (y también adultos) presentan manchas blancas en la cara durante el verano. Pueden aparecer también en los brazos y los hombros. Además del sol, hay otros factores detrás de ellas, como el cloro de las piscinas que provoca deshidratación cutánea. Es importante proteger la piel de los niños mucho para evitar estas manchas, así como las quemaduras solares.

Cómo se quitan las manchas del sol

Las manchas del sol se pueden quitar, pero tienes que armarte de paciencia. Las cremas despigmentantes te ayudarán a aclararlas y que se vayan eliminando.

 Son tratamientos largos en los que debes combinar diversos activos despigmentantes. 

Por una parte, inhibidores de la tirosinasa (para bloquear la síntesis de melanina), como el ácido kójico, la hidroquinona o la arbutina.

Por otra parte, activos exfoliantes y renovadores, que aceleran la renovación de la piel, como retinol, ácido glicólico, ácido mandélico, etc.

En general, los tratamientos despigmentantes se deben aplicar por la noche y combinar con protección solar alta.

Cómo prevenir las manchas

Lo más importante es prevenir la aparición de las manchas, y para ello debes usar todos los días cremas solares.

Utiliza una fotoprotección adecuada para tu tipo de piel, para que te resulte cómoda.  Busca texturas ligeras y de fácil absorción, que no dejen brillos en la piel. 

Además, es aconsejable que todas las mañanas, después de la limpieza facial, apliques un sérum antioxidante con vitamina C.

Este activo, que previene el estrés oxidativo provocado por los rayos UV y otros factores, también tiene acción despigmentante e iluminadora. Por lo tanto, ayuda a igualar el tono de la piel y que las manchas de la cara se vayan difuminando.

4 (80%) 1 vote




Descuento de 3€ suscribiendote a la newsletter Válido solo para nuevos suscriptores