Saltar al contenido

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de compra según tus preferencias, mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información pulsando en

¿Cómo hacer una limpieza de cutis en profundidad? Te lo contamos

Una de las rutinas de belleza más recomendadas es la de la limpieza de cutis. Es imposible que una piel se encuentre en perfectas condiciones si no se limpia en profundidad y de la manera adecuada.

Por mucho maquillaje que utilices, si tu cara no está limpia por dentro, difícilmente se va a ver bien por fuera.

La mayoría de las personas dicen estar bien informadas sobre este tema, pero la realidad es que no actúan en consecuencia. O buscan otro tipo de alternativas más económicas, se hacen la limpieza con menor frecuencia de la necesaria o directamente no se la hacen.

Cómo hacerte una limpieza de cutis en casa

Para mantener tu rostro saludable y en perfectas condiciones puedes hacerte una limpieza de cutis en casa siguiendo los pasos que nombramos a continuación.

Limpia tu piel en profundidad

Este es el primer paso que debes dar, has de hacerlo con un jabón o gel limpiador que se adapte a las condiciones de tu cutis.

Esta es la mejor manera para que consigas eliminar todas las impurezas que se hayan podido acumular en tu rostro y que pueden hacer que el tratamiento no funcione correctamente.

 Elige el jabón adecuado según el tipo de piel que tengas para hacerte esta limpieza. 

Aplica un exfoliante facial

Con este paso conseguirás eliminar cualquier rastro de suciedad o imperfección que no hayas podido quitar con el paso anterior.

Para hacerlo, debes tener el cutis un poco húmedo y aplicar el exfoliante en pequeñas cantidades empezando por la frente para ir bajando poco a poco.  Hazlo realizando movimientos circulares y presionando ligeramente. 

Abre tus poros con baños de vapor

Gracias a estos baños, el calor conseguirá abrir tus poros y los preparará para la limpieza de cutis profunda.

Para hacerlo, bastará con que pongas agua a hervir y con el fuego ya apagado acerca tu rostro a unos 35 centímetros de la olla. Para que el vapor no se escape,  cubre tu cabeza con una toalla y permanece en esta posición 10 minutos. 

No solo lograrás abrir tus poros, sino que tu piel estará mucho más relajada debido a que el calor mejora la circulación de la sangre.

Extrae los puntos negros de tu cara

Debes tener las manos completamente limpias y puedes extraer los puntos negros con las yemas de los dedos. No lo intentes hacer con las uñas, ya que puedes hacerte heridas y dejarte una marca muy fea.

 En vez de hacerlo con los dedos, también puedes utilizar gasas antisépticas que ya están desinfectadas.  Si te sale algo de sangre, deja de apretar, es una señal de que el punto negro ya está limpio.

Aplica el tónico

Hazlo con un algodón o con tus propios dedos bien limpios. El tónico hará desaparecer cualquier impureza que no haya sido eliminada en cualquiera de los pasos anteriores. Además, también  resulta muy importante para cerrar los poros y conseguir que tu piel quede limpia y resguardada de cualquier agente contaminante externo. 

Hidrata tu piel

Por último, debes hidratar tu piel. Tras finalizar la limpieza de cutis, tu piel estará enrojecida y dañada, por lo que es necesario nutrirla profundamente para regenerar su salud.

Puedes utilizar una mascarilla hidratante ya elaborada o incluso preparar una casera. Si optas por esta opción,  la planta de aloe vera es una de las mejores opciones para conseguir hidratar adecuadamente tu piel.    

En definitiva, la limpieza de cutis es fundamental para mantener un rostro saludable y en perfectas condiciones. Para hacerlo de la manera correcta solo tienes que seguir los pasos que hemos nombrado con anterioridad, seguro que el resultado final será completamente satisfactorio.

5 (100%) 2 vote




Descuento de 3€ suscribiendote a la newsletter Válido solo para nuevos suscriptores